Borgoña VOLVER

Tierra de sabores y del buen vivir

La región francesa hace del arte y del placer de vivir sus emblemas, aunando la belleza de la naturaleza y del patrimonio con la excelencia de los vinos y la gastronomía.

Quienes disfrutan de los placeres sibaritas, al conocer Borgoña no vacilarán en hacer del destino el epicentro de sus vidas. 

Conformada por los departamentos de Yonne, Côte-d'Or, Nièvre y Saône-et-Loire la región ubicada en el este de Francia sobresale por sus prestigiosos vinos y una cocina de renombre internacional. 

En sus viñedos, que se extienden a lo largo de 250 kilómetros desde el norte de Chablis al sur de Mâcon, se diferencian cinco áreas productivas, donde adquieren protagonismo las uvas Pinot Noir y Chardonnay, con elixires únicos como el Puligny-Montrachet, el Corton-Charlemagne y el Chablis, entre otros. En menor medida, también se crean vinos rosados y espumosos. 

La sofisticada Ruta del Vino borgoñón comprende más de doscientos establecimientos -entre bodegas, casas de cata y bares especializados- en los que el visitante con ansias de iniciar un viaje de sabores será bienvenido. Sólo bastará con identificar el cartel "De Vignes en Caves" (de viñas a bodegas) en el frente de las propiedades y pedir permiso para levantar una copa en honor a los anfitriones.

Acompañando la riqueza enológica, la gastronomía de Borgoña exhibe productos de gran calidad, irresistibles espacios para deleitarse con la intimidad de un almuerzo o una cena y chefs de excepción. 

Con más de 600 restaurantes, y casi una treintena de ellos distinguidos con estrellas Michelin, la exquisita carta local depara platos típicos como el boeuf bourguignon, carne cocida lentamente con vino tinto; caracoles; gallo al vino; y quesos como el Epoisses, el más antiguo y célebre, endulzado con una bebida alcohólica intensa. Las grosellas negras, los confites de anís de la abadía de Flavigny y el aperitivo Kir, compuesto de crema de casis y vino blanco, son otros estandartes de la cultura borgoñona. 

Por su parte, Dijon, la capital regional, distante a una hora y media de París, es famosa desde la Edad Media por uno de los condimentos más preciados del mundo: la mostaza. 

Estilo romántico 

Más allá de su perfil gourmet, Borgoña sabe cautivar con su espíritu romántico y un preservado patrimonio arquitectónico e histórico. Desandar el terruño es encontrar abadías románicas, villas ducales, castillos majestuosos, museos y poblados encantadores de diversa antigüedad. Tres monumentos -la abadía de Fontenay, la iglesia La Charité-sur-Loire y la colina de Vézelay con la basílica de Santa María Magdalena- ostentan el privilegio de ser Patrimonio Mundial de la Humanidad. 

En una superficie de 31.582 kilómetros cuadrados, apenas superior a la provincia argentina de Misiones, resulta increíble que existan más de dos mil municipios y numerosos circuitos turísticos. Se destacan la Ruta de los Duques de Borgoña, con veinte mansiones que pueden ser descubiertas en compañía de sus propietarios; la de los Castillos del Sur; y Caminos del Románico. 

Entre los destinos, imposible no visitar La Charité-sur-Loire para perderse entre las pintorescas callejuelas. Se la considera la ciudad del libro, por sus locales de volúmenes antiguos y espacios donde puede apreciarse el arte de los calígrafos, encuadernadores y editores. Si viaja en junio, podrá asistir al Festival de la Palabra. 

En el departamento Côte-d'Or, Beaune fusiona su mote de capital de los vinos de Borgoña con una ciudad de arte, cuyos más bellos ejemplos son el célebre Hospital y la colegiata de Notre-Dame. En tanto, el pueblo de Auxerre, en Yonne, ofrece uno de los paisajes urbanos más hermosos de Francia con sus casas tradicionales y el puerto. 

La cita con la naturaleza es en Nièvre, una armoniosa combinación de montañas, colinas arboladas y grandes lagos propicia para las actividades al aire libre. Los paseos embarcados son uno de los más característicos de Borgoña, ya que este sitio atravesado por los ríos Sena y Loira, cuenta con alrededor más de mil kilómetros de cursos de agua. Entre los canales navegables se destaca el de Nivernais, donde es factible emprender cruceros fluviales o alquilar un barco con timonel para explorar la escena desde otro punto de vista. 

La estadía en Borgoña tiene su estigma de lujo y calidez en la diversa hotelería. Sentirse parte de la nobleza alojándose en un castillo o compartir la vida de los borgoñones en granjas y fincas son experiencias posibles en esta tierra que siente pasión por el arte de vivir. 

Comparte tu opinión | Dejanos un comentario

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

  © 2018 | Revista GO | Todos los derechos reservados | Politicas de privacidad